Correo ocsi
estás autentificad@, pincha aquí para desconectarte

Artículos en esta misma sección

  • SAN JERÓNIMO, UN BARRIO DE MERCADO Y FOLCLORE
  • Formación: ampliando perspectivas en Perú
  • Al otro lado del charco
  • Una nueva realidad
  • Belén - La vida por Cusco y Mantay
  • Marcos - Desde Condega (Nicaragua)
  • Marcos
  • Helga e Isaul
  • Belén

  •  
    Portada > Voluntariado > Relatos > Belén

    Belén

       Agosto de 2014

    Belén se incorporará en breve al proyecto de Mantay en Cuzco, Perú.

    1º ¿Qué te motivó a realizar un Voluntariado Internacional?

    Para mí el hecho de conocer y salir a Latinoamérica es un sueño que me ronda desde hace muchos años, y que ha ido tomando forma y mutando hasta el día de hoy.

    Desde que he podido (por edad) he participado en muchos proyectos de voluntariado a nivel local, lo cual creo muy importante, a la hora de formarte, conocerte a ti misma y la realidad más cercana en la que nos ha tocado desenvolvernos. Éstas experiencias (entre otras) han sido las que han hecho el pensar en un voluntariado internacional, y no uno cualquiera, sino aquel que se apoya y promociona solo desde algunas organizaciones y colectivos. Creo que es muy importante el vivir una experiencia de este tipo, tanto a nivel personal como social; conocer otras realidades desde el encuentro más cercano, el apoyo mutuo y la solidaridad entre pueblos.

    2º ¿Qué pasos has seguido hasta llegar al momento previo de tu salida?

    Antes de plantearme salir a Perú, como es mi caso, ha sido largo pero muy disfrutado el camino. Antes de conocer a OCSI, había realizado alguna que otra formación sobre temas de cooperación y educación para el desarrollo, hasta que en 2011 conocí a la organización a través del curso sobre voluntariado internacional y participación social que se imparte desde la misma. Después de realizarlo, me quedé con muchas ganas de “más”, de seguir conociendo y viviendo a OCSI, ya que compartía valores, principios e ideario con la misma, por lo que poco a poco me fui incorporando a la vida de la misma. Durante la participación en la misma, junto a otras compañeras realicé una formación específica para preparar y pensar la salida como voluntaria, “Proyecto Salida”, la cual una vez acabada se ha ido trabajando y perfilando hasta el día de hoy de manera individualizada, pero compartida entre todas las personas que forman parte de OCSI. Conociendo a las copartes con las que colabora y trabaja OCSI, desde un inicio tuve claro que me interesaban aquellas que se dedicaban a temas educativos y sociales, siendo en Cusco donde conocí varios proyectos que me motivaron, como fueron el de Qosqo Maki y Mantay. Tras contactos con las entidades y colectivos que trabajan en las mismas, por parte de la comisión de voluntariado, se presenta mi posible participación en diferentes proyectos, a la vez que hemos ido conociendo situaciones, demandas y propuestas. Durante varios meses, sin pausa, pero sin prisa se han ido cuidando detalles para conocernos, coordinar e ir detallando cuales serán mis tareas o acciones en los proyectos.

    3º ¿Qué expectativas tienes?

    Creo que realizar un voluntariado internacional es una experiencia que me va a aportar muchísimo y que a nivel personal va a provocar un cambio importante en mí.

    Espero sea un aprendizaje experiencial a todos los niveles, vivido de manera solidaria, a través del apoyo mutuo, de la comprensión y del prisma de la diversidad.

    Si tengo que quedarme con unas palabras, sería “cambio y construcción”, ya que es necesario un cambio a todos los niveles, dimensiones y esferas. Empaparme de todo lo posible, reflexiones, ideas y formas de pensar y de vivir, para que a mi vuelta, puedan seguir impregnando mi estilo de vida y mi participación social.

    Quiero sentirme viva, crear, compartir y colaborar con las personas que conviva y participe; ser una más en el día a día y aportar todo lo que esté en mi mano.

    4º ¿Cómo te has sentido en todo el proceso?

    Ilusionada, apoyada, escuchada, a ratos con ciertos miedos o resistencias por parte de personas que son importantes en tu vida (pudiendo ser familiares o amigxs), pero nunca he dudado de la idea de querer salir y esta cada día ha ido creciendo más.

    OCSI ha estado presente durante todo el proceso y me he sentido cuidada y motivada en todo momento, lo cual es un “empuje” importante a la hora de seguir caminando.

    Son enormes las “ganas” y cada vez más profundo el “cosquilleo” que una tiene ya de conocer otras realidades desde la cotidianidad de las personas y desde la participación en proyectos que trabajan por y para la justicia y el desarrollo sostenible.






    Ocsi - Organización de Cooperación y Solidaridad Internacional
    00 (34)914 74 57 02 - Madrid
    C/Ercilla 48, 1º B - 28005 MADRID - madrid@ocsi.org.es
    00 (34)948 22 53 12 - Navarra
    C/ Navarrería, 27 Bajo - 31001 PAMPLONA - navarra@ocsi.org.es
    OCSI 2011
    Desarrollado con Software Libre SPIP
    Permitida la reproducción citando la fuente