Correo ocsi
estás autentificad@, pincha aquí para desconectarte

Artículos en esta misma sección

  • DÍA INTERNACIONAL DEL COMERCIO JUSTO 2017
  • TRASPASAMOS EL CAFECITO DE OCSI
  • Frente al Black Friday, día sin compras 2016
  • Proyecto Madrid Agrocomposta
  • Cestas OCSI 2014
  • Declaración Pública Comisión Ética Contra La Tortura - Chile
  • Café El Mar
  • Artículo Proyecto Ley Organica Seguridad Ciudadana
  • El vuelo de Millaray, comunera Mapuche
  • El retorno de la Unidad Popular
  • Viva Palestina Libre

  •  
    Portada > Noticias > Software Libre para un mundo libre

    Software Libre para un mundo libre

       Marzo de 2010

    Software Libre para procesos libertarios.

    Justificación del uso del software libre desde y para la organización popular. 2.1 ¿Qué es el software libre?1 El software libre, cuyo principal creador es Richard Stallman, es una cuestión de libertad, no de precio. Para que podamos entender el concepto, deberíamos pensar en libre como en libre expresión, no como en barra libre. El software libre es una cuestión de la libertad de los usuarios de ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software. Más concretamente, se refiere a cuatro tipos de libertades para los usuarios del software: * La libertad de ejecutar el programa, para cualquier propósito (libertad 0). * La libertad de estudiar cómo trabaja el programa, y adaptarlo a sus necesidades (libertad 1). El acceso al código fuente es una condición necesaria. * La libertad de redistribuir copias para que pueda ayudar al prójimo (libertad 2). * La libertad de mejorar el programa y publicar sus mejoras, y versiones modificadas en general, para que se beneficie toda la comunidad (libertad 3). El acceso al código fuente es una condición necesaria. Un programa es software libre si los usuarios tienen todas esas libertades. Entonces, debería ser libre de redistribuir copias, tanto con o sin modificaciones, ya sea gratis o cobrando una tarifa por distribución, a cualquiera en cualquier parte. El ser libre de hacer estas cosas significa, entre otras cosas, que no tiene que pedir o pagar el permiso. También debería tener la libertad de hacer modificaciones y usarlas en privado, en su propio trabajo u obra, sin siquiera mencionar que existen. Igualmente, si publica sus cambios, no debería estar obligado a notificarlo a alguien en particular, o de alguna forma en particular. Cuando se habla de libertad, y esto es importante para el usuario de las organizaciones sociales, significa la libertad para cualquier tipo de persona u organización de usarlo en cualquier tipo de sistema de computación, para cualquier tipo de trabajo y propósito, sin estar obligado a comunicarlo a su programador, o alguna otra entidad específica. En esta libertad, el propósito de los usuarios es el que importa, no el propósito de los programadores. Como usuario es libre de ejecutar un programa para sus propósitos; y si lo distribuye a otra persona, también es libre para ejecutarlo para sus propósitos, pero nadie tiene derecho a imponerle sus propios propósitos. La libertad de redistribuir copias debe incluir las formas binarias o ejecutables del programa, así como el código fuente; tanto para las versiones modificadas como para las que no lo están (distribuir programas en forma de ejecutables es necesario para que los sistemas operativos libres se puedan instalar fácilmente). Resulta aceptable si no existe un modo de producir un formato binario o ejecutable para un programa específico, dado que algunos lenguajes no incorporan esa característica, pero debe tener la libertad de redistribuir dichos formatos si encontrara o programara una forma de hacerlo. Para que las libertades para realizar cambios, y publicar versiones mejoradas, tengan sentido, debe tener acceso al código fuente del programa. Por ello, podemos decir que el acceso al código fuente es una condición necesaria para el software libre. Para que estas libertades puedan ser reales, deben ser irrevocables siempre que usted no cometa ninguna equivocación; si el programador del software tiene el poder de revocar la licencia, o de cambiar retroactivamente sus términos, sin que usted se haya equivocado para justificarlo, el software no es libre. Sin embargo, ciertos tipos de reglas sobre la manera de distribuir software libre son aceptables, cuando no entran en conflicto con las libertades principales. Por ejemplo, el copyleft (definido muy resumidamente) es la regla en base a la cual, cuando redistribuye el programa, no puede agregar restricciones para denegar a las demás personas las libertades principales. Esta regla no entra en conflicto con las libertades principales, más bien las protege. Software libre no significa que no sea comercial, de hecho un programa libre debe estar disponible para el uso comercial, la programación comercial y la distribución comercial. La programación comercial de software libre ya no es algo inusual, incluso ese software libre comercial es muy importante. Se puede haber pagado dinero para obtener copias de software libre, o por el contrario, también se puede haber obtenido copias sin costo. Pero sin tener en cuenta cómo obtuvo sus copias, siempre existirá la libertad de copiar y modificar el software, incluso de vender copias. Sin embargo, las reglas sobre cómo empaquetar una versión modificada son aceptables si no limitan sustancialmente su libertad de publicar versiones modificadas, o su libertad de hacer y usar versiones modificadas en privado. Es aceptable para la licencia requerir que, si distribuyó una versión modificada y un programador anterior le pide una copia, le deba enviar una, o que identifique como propias sus modificaciones. En el proyecto GNU, usamos copyleft3 para proteger legalmente estas libertades para todos, pero también existe software libre sin copyleft. Desde el software libre, se cree que existen razones importantes por las que es mejor usar copyleft, pero si un programa es software libre sin copyleft, sigue siendo ético de todos modos. En algunos casos, las regulaciones de control de exportación y las sanciones comerciales pueden limitar sus libertades de distribuir copias de programas intencionalmente. Los desarrolladores de software no tienen el poder de eliminar o pasar por alto estas restricciones, pero lo que pueden y deben hacer es rechazar e imponerlas como condiciones para el uso del programa. De este modo, las restricciones no afectarán a las actividades ni a las personas fuera de las jurisdicciones de dichos gobiernos. Por ende, las licencias de software libre no deben requerir la obediencia a ninguna regulación de exportaciones como condición de cualquiera de las libertades esenciales. La mayoría de las licencias de software libre están basadas en el copyright, y existen límites en los tipos de requisitos que pueden ser impuestos a través del copyright. Si una licencia basada en el copyright respeta la libertad en las formas antes mencionadas, es poco probable tener otro tipo de problema que no se haya anticipado (a pesar de que esto ocurre ocasionalmente). Sin embargo, algunas licencias de software libre están basadas en contratos, y los contratos pueden imponer un rango mucho más grande de restricciones posibles. Esto significa que existen muchas maneras posibles de que tal licencia pueda ser inaceptablemente restrictiva y que no sea libre. Cuando se habla de software libre, es mejor evitar usar términos como regalar o gratuito, porque dichos términos implican que el asunto pasa por el precio, no la libertad. Algunos términos comunes como piratería implican opiniones con las que esperamos no concuerde. Finalmente, hay que tener en cuenta que los criterios, como los establecidos en esta definición de software libre, requieren pensar con cuidado su interpretación. Para decidir si una licencia de software específica es una licencia de software libre, ésta es juzgada en base a estos criterios, para determinar si concuerda su espíritu, conjuntamente con la terminología precisa. Si una licencia incluye restricciones demasiado grandes, es rechazada, incluso si no se ha anticipado la cuestión en este criterio. Algunas veces, los requisitos de una licencia muestran una cuestión que hace necesaria una reflexión más profunda, incluyendo la discusión con un abogado, antes que se pueda decidir si el requisito es aceptable. Cuando se logra llegar a una conclusión sobre una nueva cuestión, se suelen actualizar estos criterios para que resulte más fácil ver por qué ciertas licencias se califican, o no. 2.2 Proyecto GNU El proyecto GNU se inició en 1984 con el objetivo de crear un sistema operativo completo tipo Unix de software libre: el sistema GNU. El núcleo de GNU no está finalizado, así que se usa GNU con el núcleo Linux. La combinación de GNU y Linux es el sistema operativo GNU/Linux, el cual actualmente se usa en millones de ordenadores. En ocasiones, esta combinación se denomina incorrectamente Linux. Hay muchas variantes o «distribuciones» de GNU/Linex, como Ubuntu, Mandriva, Red Hat, SUSE, Guadalinux, etc… GNU, que significa «ñu» en inglés, es un acrónimo recursivo de «GNU No es Unix» y en español se pronuncia fonéticamente. Linux y GNU-Linux El GNU HURD en sí mismo no está listo para el uso en producción, pero afortunadamente, está disponible otro núcleo. En 1991, Linus Torvalds desarrolló un núcleo compatible con Unix y lo denominó Linux. Cerca de 1992, al combinar Linux con el sistema no tan completo de GNU, resultó un sistema operativo libre completo, y es gracias a Linux que podemos ver funcionar un sistema GNU en la actualidad, es decir, que podemos gozar en nuestros ordenadores un sistema operativo totalmente libre. Por ello, se denomina a esta versión GNU/Linux, para expresar su composición como combinación de un sistema GNU con Linux como núcleo. 2.3 ¿Qué es el Copyleft y cuál es su uso? Copyleft (por oposición a copyright) comprende a un grupo de derechos de autor caracterizados por eliminar las restricciones de distribución o modificación impuestas por el copyright6, con la condición de que el trabajo derivado se mantenga con el mismo régimen de derechos de autor que el original. Bajo tales licencias pueden protegerse una gran diversidad de obras, tales como programas informáticos, arte, cultura y ciencia, es decir prácticamente casi cualquier tipo de producción creativa. Sus partidarios la proponen como alternativa a las restricciones que imponen las normas planteadas en los derechos de autor, a la hora de hacer, modificar y distribuir copias de una obra determinada. Se pretende garantizar así una mayor libertad para que cada receptor de una copia, o una versión derivada de un trabajo, pueda, a su vez, usar, modificar y redistribuir tanto el propio trabajo como las versiones derivadas del mismo. Así, y en un entorno no legal, puede considerarse como opuesto al copyright o derechos de autor tradicionales. El copyleft usa la ley de copyright, pero le da la vuelta para servir a lo opuesto de su propósito usual, esto es, en lugar de ser un medio de privatizar el software, se transforma en un medio de mantener libre el software. Hoy en cada vez más organizaciones sociales, se está usando el copyleft y/o creative commons para informar a los posibles usuarios de páginas webs o lectores de determinadas publicaciones, de las ventajas que tiene esta nueva forma de liberar la información de las manos del capital y de la élite que lo maneja, con el fin de democratizar la información y hacerla más accesible para todos y todas sin que necesariamente medien los intereses económicos para ello. 2.4 Creative Commons Este término está siendo cada vez más usado por el colectivo de las Organizaciones Sociales, Universidades, Sindicatos e Instituciones educativas. Creative Commons es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que desarrolla planes para ayudar a reducir las barreras legales de la creatividad, por medio de nueva legislación y nuevas tecnologías. Fue fundada por Lawrence Lessig, profesor de derecho en la Universidad de Stanford y especialista en ciberderecho, que la presidió hasta marzo de 2008. Creative Commons (en español: bienes comunes creativos) es también el nombre dado a las licencias desarrolladas por esta organización., las cuales se basan en combinar distintas propiedades. Estas propiedades son: * Attribution (by): Obliga a citar las fuentes de esos contenidos. El autor debe figurar en los créditos. * Noncommercial o NonCommercial (nc): Obliga a que el uso de los contenidos no pueda tener bonificación económica alguna para quien haga uso de contenidos bajo esa licencia. * No Derivative Works or NoDerivs (nd): Obliga a que esa obra sea distribuida inalterada, sin cambios. * ShareAlike (sa): Obliga a que todas las obras derivadas se distribuyan siempre bajo la misma licencia del trabajo original. Muchas de las licencias Creative Commons se identifican con el acrónimo CC, que hace referencia a su nombre. 2.5 La web 2.0 La Web 2.07 es la representación de la evolución de las aplicaciones tradicionales, hacia aplicaciones web enfocadas al usuario final, entonces el Web 2.0 es una actitud, y no precisamente una tecnología. La Web 2.0 es la transición que se ha dado, de aplicaciones tradicionales hacia aplicaciones que funcionan a través del web, y enfocadas al usuario final. Se trata de aplicaciones que generen colaboración y de servicios que reemplacen las aplicaciones de escritorio. Es una etapa que ha definido nuevos proyectos en Internet y está preocupándose por brindar mejores soluciones para el usuario final. Muchos aseguran que ya se ha reinventado lo que era Internet, y otros hablan de burbujas e inversiones, pero la realidad es que la evolución natural del medio realmente ha propuesto cosas más interesantes, como lo podemos ver diariamente en las notas de actualidad. Y es que cuando el web inició, existía un entorno estático, con páginas en HTML que sufrían pocas actualizaciones y no tenían interacción con el usuario. Para entender de dónde viene el término de Web 2.0 tenemos que remontarnos al momento en que Dale Dougherty de O’Reilly Media utilizó este término en una conferencia en la que compartió una lluvia de ideas junto a Craig Cline de MediaLive. En dicho evento se hablaba del renacimiento y evolución de la web. Constantemente estaban surgiendo nuevas aplicaciones y sitios con sorprendentes funcionalidades. Y así se dio la pauta para la Web 2.0 conference que arranca en el 2004 y hoy en día se realiza anualmente en San Francisco, con eventos adicionales utilizando la marca en otros países. En la charla inicial del Web Conference se habló de los principios que tenían las aplicaciones Web 2.0: * La web es la plataforma. * La información es lo que mueve al Internet. * Efectos de la red movidos por una arquitectura de participación. * La innovación surge de características distribuidas por desarrolladores independientes. * El fin del círculo de adopción de software, pues tenemos servicios en beta perpetuo. 2.6 ¿Por qué usar software libre en las organizaciones sociales y en los procesos formativos de las mismas? Hay razones generales por las que todos los usuarios de computadoras deberían usar software libre. Le da a los usuarios la libertad de controlar sus propias computadoras (con el software privativo la computadora hace lo que el programador del software quiere que haga, no lo que usted desea). El software libre también les da a los usuarios la libertad de cooperar unos con otros y de llevar una vida honrada. Todas estas razones son tan aplicables para las organizaciones, como para cualquier persona. No obstante, hay razones especiales cuando se trata de las organizaciones sociales y la labor pedagógica que se realiza en el interior de las mismas. La primera es que el software libre supone un ahorro de costes para las organizaciones. Además, el software libre le da a las organizaciones, igual que a cualquier otro usuario, la libertad de copiar y redistribuir el software, por lo que pueden hacer copias para todas las computadoras que tengan. En el caso de los países empobrecidos, esto puede ayudar a reducir la brecha digital. Las escuelas y organizaciones que están comenzando a usar computadoras como herramienta educativa, a menudo se encuentran con un obstáculo insalvable: si bien es posible conseguir (en virtud de cuestionables acuerdos confidenciales entre el Ministerio de Educación y empresas monopólicas) licencias de algunos programas a bajo costo, las licencias de programas avanzados como bases de datos, ofimática, procesamiento de imágenes, audio y video y muchos otros, están fuera del poder adquisitivo de las escuelas, y mucho menos de las organizaciones sociales, colectivos juveniles, etc… Alguna de ellas, ante la imposibilidad de comprar las licencias, prefieren incluso violar la ley antes que privar a los estudiantes del uso de los programas, lo que conforma un mensaje actitudinal al menos cuestionable. Estas organizaciones pueden escapar a la disyuntiva, y ayudar a sus estudiantes a hacer lo mismo, usando Software Libre: hay una enorme colección de programas libres que pueden ser usados para infinidad de aplicaciones, sin más trámite que tomar la decisión de hacerlo. Sin compras, licitaciones, acuerdos de confidencialidad, ni compromiso de evitar que los estudiantes copien los programas; más bien todo lo contrario: el Software Libre está allí precisamente para que todos y todas lo usen sin ataduras, lo copien, lo lleven a sus casas y lo instalen en donde quieran. En lugar de servir de guardián de los intereses de una empresa, comprometiéndose a impedir la copia de los programas, la organización recupera el rol de difusor de conocimiento a la comunidad, puede convertirse en el lugar de referencia donde la comunidad comparte programas, conocimiento y experiencia. El software libre les permite a los usuarios, facilitadores y participantes de procesos formativos populares aprender cómo funciona. Cuando algunos estudiantes alcanzan la adolescencia, quieren aprenderlo todo sobre los sistemas computacionales y su software, y esa precisamente es la edad a la que aquellos que serán buenos programadores, deberían empezar su aprendizaje. Para aprender a escribir buen software, los estudiantes necesitan escribir y leer mucho código; necesitan leer y comprender programas reales que la gente utilice en la realidad, y además tendrán una curiosidad especialmente intensa por leer el código fuente de los programas que usen a diario. Según Federico Heinz, el software privativo rechaza su sed de sabiduría: les dice «el conocimiento que buscáis es secreto; ¡aprender está prohibido!». El software libre anima a todos a aprender. La comunidad del software libre rechaza el «sacerdocio de la tecnología», que inmoviliza a la gente en la ignorancia del funcionamiento de la tecnología; por ello, animamos a las personas de cualquier edad y situación a que lean el código fuente y aprendan tanto como quieran saber. La siguiente razón para utilizar software libre es aun más profunda, incluso de carácter político y es que ¿cómo una organización social que lucha por los derechos humanos, por la igualdad, la equidad, la inclusión social, la educación y la cultura para todos y todas, usa en sus computadoras a diario software privativo?; y concretamente un sistema operativo (Microsoft Windows) que tiene abiertos juicios8 por abuso de posición dominante en el mercado de los programas informáticos. La sanción de los Servicios Europeos de Competencia es la más elevada de la historia contra una sola empresa. ¿Cómo usar un sistema operativo que niega el poder de usarlo como herramienta educativa, sencillamente porque alguien no puede pagarlo? Instalar software libre en los computadores de las oficinas de las organizaciones sociales, escuelas, hogares y solicitar a nuestros gobiernos locales que lo implanten como sistema operativo público y a participar en la comunidad del software libre, es una lección cívica llevada a la práctica. Comunidades como la de Extremadura en España con el proyecto GuadaLinex9, o gobiernos como el de Rafael Correa en Ecuador y Raúl Castro en Cuba ya han migrado hacia software libre en las computadoras de los estamentos públicos y escuelas y colegios. Veamos en un breve párrafo en el cual, el Presidente de Ecuador Rafael Correa, posiciona el uso del software libre en la nueva Constitución del Ecuador. Queridos amigos, los saluda Rafael Correa presidente de la República del Ecuador, ustedes saben que es la hora de la integración de América Latina, en todos los aspectos, entre ellos el aspecto tecnológico y el uso de tecnologías informáticas, por eso es necesario que todos adoptemos, tanto a nivel público como a nivel privado el Software Libre, de esa manera garantizaremos la soberanía de nuestros estados, dependeremos de nuestras propias fuerzas no de fuerzas externas a la región, seremos productores de tecnología no simples consumidores, seremos dueños de los códigos fuentes y podremos desarrollar muchos productos que incluso una adecuada articulación de nuestros esfuerzos puede ser de suma utilidad para las empresas públicas y privadas de la región, por eso animo a todos a utilizar Software Libre, el gobierno ecuatoriano ya lo estableció como una política de gobierno y de estado, esto será un importante paso para la integración y por qué no decirlo, para la liberación de América Latina. En definitiva el Software Libre, que además está ganando terreno a pasos agigantados al monstruo de la informática Microsoft, tiene unas ventajas con respecto al software privativo que lo hace imprescindible en nuestros espacios de trabajo, aulas, hogares, etc; el software libre es la materialización de las características del movimiento social hecho software. 1 El texto íntegro está alojado en la página http://www.gnu.org/philosophy/free-... (Fecha de consulta 12:04:2009). 2 Richard Matthew Stallman (*Manhattan, Nueva York, 16 de marzo de 1953), con frecuencia abreviado como “rms“, es un programador estadounidense y figura relevante del movimiento por el software libre en el mundo. Sus mayores logros como programador incluyen el editor de texto Emacs, el compilador GCC, y el depurador GDB, bajo la rúbrica del Proyecto GNU. Pero su influencia es mayor por el establecimiento de un marco de referencia moral, político y legal para el movimiento del software libre, como una alternativa al desarrollo y distribución del software no libre o privativo. Es también inventor del concepto de Copyleft (aunque no del término), un método para licenciar software de tal forma que su uso y modificación permanezcan siempre libres y reviertan en la comunidad.3Copyleft (por oposición a copyright) comprende a un grupo de derechos de autor caracterizados por eliminar las restricciones de distribución o modificación impuestas por el copyright, con la condición de que el trabajo derivado se mantenga con el mismo régimen de derechos de autor que el original. Se explica más detenidamente en el siguiente apartado ¿Qué es el Copyleft y cual es su uso?4 Texto original del libro CULTURA POPULAR, INDUSTRIAS CULTURALES Y CIBERESPACIO de Roberto Aparici y Víctor Manuel Marí Sáez. 5 “Hurd” es el kernel (núcleo) propio de GNU, el núcleo Linux hace que se inicialicen los componentes hardware del sistema: puertos clave, tarjeta de sonido, tarjetas de red, etc… en otras palabras, el núcleo hace que el hardware esté disponible para que el software pueda ejecutarse. 6 Derecho de autor (del francés droit d’ auteur) es un conjunto de normas y principios que regulan los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística o científica, esté publicada o inédita. 7 El texto íntegro está alojado en la página http://www.maestrosdelweb.com/edito... (Fecha de consulta 12:04:2009). 8 Multa récord de 899 millones de euros al gigante estadounidense de la informática Microsoft Company por no haber cumplido con los plazos que le exigía Bruselas en su condena de 2004 por abuso de posición dominante. Esta cantidad se corresponde con las multas diarias acumuladas entre el 21 de junio de 2006 y el 21 de octubre de 2007. 9 La región más pobre de España, y la que, gracias al uso de software libre logró el promedio más alto de computadoras por alumno de la Unión Europea, al tiempo que en Junio de 2003 calculaba haber ahorrado más de 18.000.000 de Euros. 10 El texto íntegro está alojado en la página http://www.asambleaconstituyente.go... (Fecha de consulta 12:04:2009).

    VER ENLACE: Resistencia desde los medios






    Ocsi - Organización de Cooperación y Solidaridad Internacional
    00 (34)914 74 57 02 - Madrid
    C/Ercilla 48, 1º B - 28005 MADRID - madrid@ocsi.org.es
    00 (34)948 22 53 12 - Navarra
    C/ Navarrería, 27 Bajo - 31001 PAMPLONA - navarra@ocsi.org.es
    OCSI 2011
    Desarrollado con Software Libre SPIP
    Permitida la reproducción citando la fuente